Entrevista a Mariano Recalde

0

El búnker de Mariano Recalde, el gerente general de Aerolíneas Argentinas y Austral, no esconde ni la línea política ni los lazos de quien lo ocupa. Sobre una de las paredes de la oficina, detrás de su escritorio, aparecen dos retratos. Uno con la imagen de Evita, y el otro con la de Juan Domingo Perón. Más abajo, sobre una mesa descansan una foto de la presidenta Cristina Kirchner, junto a una caricatura de Néstor Kirchner.

Recalde no deja de destacar los avances que, a su entender, dio la empresa desde que el Estado decidió expropiársela al español Grupo Marsans. “Invertimos u$s 700 millones sólo en comprar 20 aviones Embraer, que fueron financiados en un 85% por el Banco de Desarrollo de Brasil. Además sumamos 14 Boeing 737-700 y llegarán ocho más. Según el plan de negocios el recambio estará listo para 2013”, explicó.

–¿Cómo definiría la situación financiera actual de la empresa?
–Teníamos previsto facturar para este año cerca de u$s 1.500 millones, pero tuvimos algunos factores que nos obligaron a rehacer los cálculos. El primero fue la crisis económica mundial. Esto nos afecta principalmente por el nivel de tráfico que nos generan Barcelona y Madrid, las ciudades a las que volamos en ese mercado y que hoy no enfrentan una buena realidad. Además, el precio del combustible se disparó un 40%, lo que nos hizo cambiar, como al resto de las compañías aéreas, los esquemas previstos. Otro punto sobre el que pudimos resistir pero que nos está impactando fuerte es el tema del volcán Puyehue. Ya llevamos seis meses en medio de esta situación y no es fácil sostenerla.

–¿Cómo van a influir estas cuestiones en las finanzas de Aerolíneas?
–El volcán nos va a representar un recorte en la facturación para este año de 180 millones de dólares. Por otra parte, el aumento del combustible nos llevará a incrementar nuestro nivel de gastos de 170 millones de dólares.

–¿Ante el alza del combustible no piensan reclamar una suba de tarifas?
–Las políticas en ese sentido se fijan en otros ámbitos, no en Aerolíneas. Por ahora, el Estado hizo algunos pequeños ajustes en las tarifas en ciertas rutas que están muy baratas comparadas con otros medios de transporte u otros países. Nosotros nos manejamos con las tarifas que fija el Estado.

–Pero que se fije en otro ámbito no quita que ustedes puedan tener necesidades de aumentar.
–Por supuesto. Cualquier línea aérea mejoraría sus ingresos si aumenta sus precios

–Ustedes se habían comprometido a lograr que la empresa fuera autofinanciable en 2012. ¿Se puede pensar que se está cerca de eso?

–Va a ser muy difícil. Las dificultades que se fueron presentando complicaron la situación y cambiaron los tiempos previstos. Ocurrieron dos catástrofes, una natural como el volcán y la otra económica a nivel mundial. Y las dos sobre una empresa que no estaba en las misma condiciones que una empresa sólida. Nosotros estábamos concursados, tuvimos que renovar la flota; se juntaron varias cosas.

–¿La cuestión salarial también les pegó?

–No. Cerramos las paritarias sin conflictos.

–¿Cómo se llevan con los gremios?
–Tenemos una relación como la que suponíamos que íbamos a tener dentro de una empresa que estuvo en crisis, y con gremios que vienen de una historia muy complicada. No tenemos mayores conflictos en puerta, más que algunos esporádicos que en realidad no tuvieron gran duración.

–¿Pero la relación le definiría como buena o aceptable? Porque desde afuera no se ve como algo muy feliz.
(Piensa)… Buena.

–¿El dólar es un tema que preocupe a la hora de analizar la estructura de costos?
–(Piensa, mira hacia abajo) Vos me querés hacer hablar sobre la política monetaria del país y eso no es mi competencia.
–No, pero sí me interesa ver cómo les juega el tema del dólar

–No quiero hacer un comentario que después se pueda leer como que tenemos alguna postura tomada. Nos vamos a arreglar con el dólar como esté.

Fuente: El Cronista

Deja un comentario