#ALTAForum: Gaël Méheust, CEO de CFM International cuenta cómo se preparan para el retorno del MAX

0
102

En la tarde del domingo CFM International realizó una muy interesante conferencia de prensa en la que explicaron el rol de la empresa, con casi 40 mil motores entregados en las últimas décadas que ya han acumulado mil millones de horas de vuelo.

Como heredero del éxito del CFM56, el LEAP, en sus variantes LEAP-1A (para los A320neo) y LEAP-1B (737 MAX), tienen un backlog de 15.750 motores, con 3.000 ya en operación, capturando el 70% del mercado de aeronaves de pasillo único.

Este el streaming de la conferencia realizado por Aviacionline.com:

Luego de la misma pude entrevistar a Gaël Méheust, CEO de CFM International, quien brindó algunos detalles acerca de cómo la empresa está manejando el grounding de los MAX.

«Hemos seguido fabricando y entregando motores a Boeing», comentó el ejecutivo. «Ahora nos estamos enfocando en dos aspectos del retorno al servicio: en principio la entrega de las aeronaves almacenadas en Seattle (establecimos un equipo en esa ciudad para darles apoyo a Boeing y a nuestros clientes por cualquier tipo de consultas que puedan tener luego de haber estado almacenados por bastante tiempo). Y por otro lado tenemos un equipo de 250 ingenieros en todo el mundo que están visitando a todos nuestros clientes para revisar el check-list para el retorno al servicio y asegurarnos de que todo se haga de acuerdo a las recomendaciones de CFM en lo que respecta a la preservación de los motores», agregó.

Consultado acerca de si el sector de los fabricantes de motores debería hacer alguna autocrítica por los problemas que tuvieron al poner en servicio nuevas tecnologías, Méheust comentó: «lo que intentamos hacer siempre en CFM es comprometernos con lo que podemos lograr. No queremos estar en una situación en la que tenemos que decirles a nuestros clientes, perdón, les prometimos una fecha de certificación pero no la alcanzaremos. Esto nunca pasó en la historia de CFM».

«Por eso algunas veces somos criticados por nuestra supuesta falta de agresividad», enfatizó, agregando: «Pero somos una compañía de ingenieros. Los mejores. Y ellos saben de lo que hablan, que hay un tiempo para todo. Hay un tiempo para pruebas, y luego un plan de contención en caso de que falles. Si comprimís toda esa programación terminás con problemas y sin tiempo para arreglarlos».

«También invertimos mucho dinero en Research & Technology. Una vez que empezamos a desarrollar un motor, elegimos tecnología que ya haya ido probada. No queremos probar tecnología bajo el ala de una aeronave», dijo con cierta ironía, concluyendo que el seguimiento de esas dos reglas es lo que ha mantenido alejada de inconvenientes a CFM.

La cuestión medioambiental fue otro tema charlado con el ejecutivo, y en ese sentido destacó que el LEAP ofrece un consumo de combustible 15% menor que motores de generación actual, y que eso se traduce en menores emisiones.

Sobre las perspectivas, dijo que «Estamos pensando en los motores del futuro. No pasará mañana dado que los MAX y los NEO son modelos recientes, pero en nuestro negocio tenemos que estar muy adelantados al tiempo. Nos hemos puesto objetivos extremadamente altos de performance, emisiones y ruido porque entendemos la dirección que ha tomado el mundo y queremos ser parte de ello. Somos una compañía que se preocupa por el ambiente».

 

Deja un comentario