Presidentes de Airbus y Boeing critican la tasa a emisiones de CO2

0

Los presidentes de Airbus, Tom Enders, y Boeing, Jim Albaugh, aprovecharon hoy su participación en la reunión anual de la industria de la aviación en Ginebra para criticar con dureza la tasa ETS, que gravará a las aerolíneas que utilicen el espacio aéreo de la Unión Europea (UE) por sus emisiones de CO2.

“La ETS no tiene sentido. Provocará luchas, conflictos y fragmentación de la industria, así como represalias y contra-represalias”, dijo el presidente de Airbus, convencido de que la tasa por las emisiones de dióxido de carbono (CO2) no servirá para su propósito de recortarlas.

Según Enders, la medida no solo no cumplirá su objetivo medioambiental, sino que “costará miles de puestos de trabajo en la industria, particularmente en Europa” y redundará en una “reducción de los flujos comerciales y de los viajes”.

Enders se declaró “consternado” por “la cabezonería de la Comisión Europea (CE) al insistir en seguir por este camino”, cuando todos los actores de la industria han rechazado esta iniciativa.

“Nosotros hemos tirado de todos los hilos posibles para tratar de convencer a la Comisión Europea y a nuestros Gobiernos para no seguir por este camino”, aseguró el presidente de Airbus, que expresó su temor ante la posibilidad de que la ETS derive en “una guerra comercial” entre Europa y el resto del mundo.

Enders hizo un llamamiento a Bruselas a “retrasar o congelar durante un año o dos esta decisión” y trasladar su consideración a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para “poder buscar una solución global a un problema que es global”.

El máximo responsable de Airbus cifró en 20.000 millones de dólares el coste para la industria europea del transporte aéreo a causa de la implantación de la ETS, una cantidad tres veces mayor, argumentó, de la que se necesitaría para incrementar el uso de biocombustibles y mejorar la gestión del tráfico aéreo.

Estos elementos sí redundarían en una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, en opinión de Enders, que dijo no estar sorprendido por la decisión que ha tomado China de congelar la compra de aviones Airbus por valor de 10.000 millones de euros como medida de presión contra la implantación del ETS.

“El problema es que no es solo China. Recientemente los representantes de 25 o 26 países se reunieron en Moscú para deliberar sobre el ATS y dijeron claramente que habrá represalias contra los europeos”, advirtió el presidente de Airbus.

El presidente de Boeing se sumó a las críticas de su gran rival aeronáutico y dijo que “nada bueno puede salir de todo esto”.

“Es un enfoque equivocado que tenemos que combatir. Un programa de ETS en Europa, o en Estados Unidos o Asia, no tiene ningún sentido. Tenemos que hacer frente al problema de las emisiones de una manera global”, defendió Albaugh, que advirtió del riesgo de imponer una nueva carga impositiva a la industria de la aviación.

Albaugh aseguró que este sector es uno de los que sufre una mayor presión fiscal y de los que menos ganancias ha tenido en la última década, y consideró injusto que se le grave por sus emisiones de CO2, cuando solo representan en torno a un 2 % del total mundial.

“Si buscamos independencia energética, si buscamos limpiar nuestro medio ambiente, será mejor destinar ese dinero a mejorar la tecnología que nos permita construir aviones más limpios”, indicó.

Fuente: EFE

Deja un comentario