Nueva Pluna: el gobierno uruguayo busca renegociar la deuda por los aviones

0

El gobierno uruguayo  planteará al Scotiabank renegociar la deuda que mantiene por los siete aviones Bombardier que formaban parte de la flota de la aerolínea de bandera cerrada en julio por insolvencia financiera, y de la que el Estado es garante de su pago, para poder ajustar la cuota a lo que acuerde recibir por el arrendamiento de las aeronaves al nuevo emprendimiento del sindicato de extrabajadores de Pluna. Fuentes oficiales explicaron a El Observador que en el gobierno prefieren estirar incluso el plazo de la deuda para no tener que poner dinero encima de lo que esté dispuesto a pagar por mes la nueva compañía de bandera.

Si el plan de pagos sigue tal cual está, el Estado debería asumir cuotas semestrales cercanas a los US$ 8 millones hasta mediados de 2017, y el resto en el entorno de US$ 5 millones –también semestrales– hasta febrero de 2023 (ver cuadro).

De hecho, el próximo 15 de febrero vence una nueva cuota de la cual el Estado deberá hacerse cargo, y que asciende a US$ 8.767.930 con intereses incluidos. La anterior cuota, que vencía en agosto de 2012, la canceló el fideicomiso que administra los bienes de Pluna, con fondos que transfirió Rentas Generales del Ministerio de Economía y Finanzas.

Las negociaciones, según lo establece la ley, deberán estar a cargo de ese fideicomiso, que actúa mandatado por los ministerios de Transporte y Economía.

En su plan de negocios, el sindicato de extrabajadores plantea tener dos años de gracia en el pago del arrendamiento de los siete aviones. Luego, a partir del tercer año de operaciones, se dispone a pagar en cuotas, y por un plazo de 10 años, US$ 137 millones por las aeronaves. Ello todavía no fue aceptado por el gobierno, por lo cual será uno de los puntos principales de negociación cuando las partes se vean las caras en los próximos días.

Los otros seis aviones Bombardier que conformaban la flota de Pluna fueron devueltos a fines de 2012 al fabricante canadiense, luego de una negociación del fideicomiso para quitar costos millonarios por recargo y estirar incluso el plazo de vencimiento de las cuotas.

Las aeronaves habían sido adquiridas por Pluna Sociedad Anónima en régimen de leasing (arrendamiento con derecho a compra), y se mantuvieron por un tiempo luego de la subasta del 1º de octubre a la expectativa de ser utilizadas por alguna de las empresas que se interesaron en explotar las frecuencias que pertenecían a Pluna.

Reunión y avances

El gobierno y el sindicato de extrabajadores de Pluna proyectan una primera reunión para la segunda quincena de enero. La idea acordada en conversaciones informales indica que el 16 o 17 de enero, se reunirán delegados del gremio que planean formar una compañía de bandera, con el presidente José Mujica, los ministros Enrique Pintado (Transporte) y Fernando Lorenzo (Economía), entre otros funcionarios del gobierno.

Establecerán allí las condiciones generales del vínculo, para que luego una comisión conformada en el mismo momento, analice en encuentros posteriores el detalle del negocio.

Una ley aprobada a fines de 2012 otorga al fideicomiso de Pluna la potestad de vender o arrendar los siete aviones Bombardier. Establece también que el sindicato de extrabajadores tendrá 180 días de prioridad para negociar directamente con el Poder Ejecutivo las condiciones para operar las aeronaves y las frecuencias de Pluna, que se mantienen en reserva por el Estado.

Los trabajadores continúan su trabajo previo durante el verano para comenzar a operar los siete Bombardier con las frecuencias de Pluna. Para ello, tramitan ante la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) los permisos correspondientes (ver recuadro).

Necesitan también obtener las habilitaciones para volar en las diferentes bases del exterior. En cuanto a los horarios de vuelo (slot), el MTOP recibió el compromiso desde Argentina para mantener los que operaba Pluna.

Inician trámites ante DINACIA

Esta semana, el gremio de extrabajadores de Pluna avanzó en los trámites para poder comenzar a operar. Divididos en grupos, los funcionarios iniciaron los trámites para constituir una sociedad anónima (una asociación civil sin fines de lucro será propietaria de las acciones) ante la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia). Delegados del gremio mantuvieron reuniones con ese organismo público. Necesitan obtener la certificación para que la compañía pueda volar. Según dijeron a El Observador fuentes del sindicato, si bien en un principio se plantearon el mes de abril como meta para comenzar a volar, la meta pueda cambiar, porque están sujetos a lo que resuelva esa dirección.

Fuente: El Observador

Deja un comentario