El primer Boeing 787-8 de LAN entró en ensamblaje final

0

A través de un comunicado de prensa LAN informó ayer que el primer Boeing 787 que recibirá la compañía a fines de 2012 entró en la fase final de ensamblaje en la fábrica de Boeing en Everett, estado de Washington, en los Estados Unidos.

Esta fase, llamada Posición 1, consiste en el ensamblaje de las siete partes más grandes del avión, incluidas sus alas, como así también en la instalación de algunos sistemas de vuelo.

Tras la misma, la aeronave pasará al proceso de pintado, instalación de sus interiores, y pruebas finales antes de su entrega.

Anteriormente se realizaron trabajos de unión de piezas, en la primera fase conocida como Posición 0, en la cual se unificó la cola del avión y se instaló el piso interior de la cabina, entre otras cosas.

LAn será la primera línea aérea en Latinoamérica en incorporar el más reciente modelo de la línea de aviones comerciales de Boeing, el 787 Dreamliner, de los cuales recibirá 32 unidades a través de 10 años, lo que representa una de las inversiones más grandes de su historia, con una cifra que alcanza los US$ 3.500 millones.

Los primeros Boeing 787-8 de LAN tendrán una configuración de 217 asientos en Economy, y 30 en la clase Premium Business.

En marzo la compañía anunció que los primeros destinos que serán servidos por los 787 serán Santiago, Buenos Aires, Lima, Los Ángeles, Madrid y Frankfurt, los cuales se irán sumando paulatinamente durante el primer año de operación de la aeronave.

LAN detalla las nuevas características que el Boeing 787-8 proporcionará para mejorar el confort de sus pasajeros:

• Un diseño innovador, vanguardista y armonioso.

• Con un sistema electrónico de oscurecimiento de las ventanillas e iluminación dinámica, permite crear una mejor ambientación luminosa. De esta forma, prepara al pasajero para las distintas etapas durante el vuelo (día, noche, etc.) y para la zona horaria a la que está arribando.

• Ventanillas más grandes: las ventanillas de este avión cuentan con hasta un 40% más de superficie que las actuales, lo que le permitirá a todos los pasajeros (de todas las filas) mejorar su visibilidad durante el vuelo teniendo una mejor vista.

• Tiene 30% más de espacio para almacenaje de equipaje de mano.

• La aerodinámica del Boeing 787 incorpora tecnología que permite reducir el impacto que siente el pasajero debido a la turbulencia. Además, la presurización de su cabina a una menor altitud (6.000 pies en vez de 8.000), tendría como resultado la reducción de dolores de cabeza u otros síntomas que puede experimentar un pasajero al volar.

• La cabina incorpora nuevas técnicas de humidificación de aire, disminuyendo considerablemente la fatiga y sequedad, asociadas a los viajes largos.

• El pasajero podrá tener un viaje más placentero gracias a la tecnología en sus motores que los hacen menos ruidosos tanto dentro como fuera del avión.

 Así también, enumera las ventajas medioambientales que traen consigo la operación de los nuevos Boeing 787-8:

• Una emisión de hasta 20% menos en CO2 que aviones similares.

• Hasta un 40% menor huella de ruido que aviones similares en despegue, la etapa de mayor ruido en un vuelo.

• 50% de la primera estructura es material compuesto de fibra de carbono, lo cual lo convierte en primero en la industria, siendo este material más resistente a la fatiga y la corrosión. Esto permite, además, que en el proceso de manufactura se produzcan menos desechos no reciclables.

 

Deja un comentario