Aeropuertos, el nuevo lugar preferido para fiestas infantiles en Europa

5

En la fiesta del décimo cumpleaños de Learta Sinani, sus amigos comieron pastel, jugaron y hasta pasaron por un control de seguridad. Todo este despliegue tuvo lugar en uno de los puntos que más turistas atrae en Suiza, el aeropuerto de Zúrich.

Al principio, Sinani no estaba segura de celebrar su cumpleaños en el aeropuerto cuando su madre se lo propuso, pero al final, la fiesta le pareció emocionante, dijo, mientras algunos amigos jugaban en una minitorre de control.

Zurich Airport

El aeropuerto de Zúrich no es el único en Europa que permite a la gente que no va a volar pasearse por sus terminales y divertirse en las pistas. Múnich y Estocolmo, entre otros, se han sumado a la tendencia de promoverse como espacios para realizar eventos. La demanda es tal que el aeropuerto de Zúrich ya tiene reservados hasta 2013 los tres espacios para celebraciones de cumpleaños infantiles que tiene a la semana.

La iniciativa europea demuestra que a pesar de la inconveniencia de volar, el público sigue fascinado con el mundo de la aviación. El aeropuerto de Fráncfort, por ejemplo, ofrece visitas guiadas desde una hora por US$11 dólares hasta tres horas por US$30.

Las fiestas de cumpleaños permiten a los aeropuertos atraer seguidores jóvenes y, de paso, los adultos que los llevan. Algunos terminales aéreos ya tienen zonas de juegos así que abrirlas para fiestas durante las temporadas bajas de viajes parecía algo lógico.

En el aeropuerto de Múnich, los niños pueden pintar, jugar en una piscina de pelotas de plástico o construir algo con bloques gigantes. Para las fiestas de cumpleaños, el paquete cuesta US$13 por niño y el precio incluye las invitaciones en forma de pase de abordar que los invitados presentan cuando llegan.

Aunque la logística de seguridad puede algunas veces complicar el ingreso de los invitados, que tienen igual que pasar por detectores de metales, los aeropuertos permiten el ingreso de líquidos a tours y fiestas.

En el pequeño aeropuerto de Karlstad, en Suecia, los niños pueden subir a los carros de bomberos y el cumpleañero puede disparar la manguera de agua. A menudo, los niños tienen la oportunidad de subir a aviones en espera y conocer la cabina de mando. El broche de oro de la fiesta es cuando el anfitrión pone los regalos en la máquina de Rayos X y adivina que hay adentro.

La celebración de Sinani, la niña de Zúrich, incluyó la observación cercana de despegue de aviones y un pastel en un área de juegos. Su madre asegura que fue mucho mejor que el año pasado, cuando le celebró el cumpleaños en un McDonald’s.

Fuente:  Wall Street Journal

En Europa los aeropuertos son cada vez más infraestructuras multiuso, mientras que en Argentina los mismos están casi vedados a quienes no viajan en avión, ¿qué opinás al respecto? Dejanos tu comentario.

5 Comentarios

  1. En Argentina ni siquiera te dejan sacar una foto lejana del avión en donde va tu familiar o amigo
    , y somos muchos los que de vez en cuando nos gustaría ir al aeropuerto solo para mirar aviones. Me cuentan que antes habia terrazas para ver la pista, eso si que seria bueno , aunque quizás el tema pase x seguridad.

  2. Seguridad? Por favor. A Eurnekian no le parece que tener el radar y el ILS en condiciones no es algo mas prioritario en temas de seguridad que convertir a un aeropuerto en una especie de “secreto” para la gente que no se encuentra en condiciones económicas para abordar un avión?

  3. Es algo totalmente inexplorado e inexplotado en nuestro país. Como siempre a espaldas del mundo. Uno tiene que ir a pararse tristemente detràs de la reja de Aeroparque para pasar un momento estupendo, cuando toooodaaaaa la ingraestructura de EZE o AEP tendrìa que estar, conservando las medidas de seguridad que se quieran, tambièn a disposiciòn del ciudadano de a pie!. Para los apasionados de la aviación y a los futuros nilos fans serìa una opciòn estupenda. Fiestas infantiles, miradores, posibilidad de hacer los deberes mirando las aeronaves para los más peques, que se yo, tantas cosas… Mil cariños!

Deja un comentario